Volver

Comunidad

Pausas activas

Publicado el 23 de octubre , 2019

Ejercicios en la oficina para mantenerte saludable.

Trabajar en una oficina exige pasar muchas horas sentado frente a la computadora. Y aunque pareciera que esa posición no implica ningún riesgo, en realidad puede traer serias consecuencias para tu cuerpo.

¿Qué hacer para evitar esos efectos negativos? Una solución sencilla es incorporar pausas activas en tu rutina diaria.

Las pausas activas son descansos de aproximadamente diez minutos cada dos horas de trabajo, durante los cuales debes realizar ejercicios físicos de baja intensidad. Sus beneficios son múltiples:

  • Alivian la carga osteomuscular.

  • Mejoran la circulación sanguínea.

  • Reducen el estrés y la fatiga mental.

  • Disminuyen la fatiga visual.

  • Mejoran la concentración y, por tanto, el desempeño laboral.

  • Promueven la integración cuando son realizadas en grupo.

    Veamos algunos ejercicios que te recomendamos practicar en tus pausas activas:
     

Respiración

  • Al principio relájate respirando. Diez inspiraciones profundas y diez exhalaciones prolongadas son suficientes. No olvides continuar respirando rítmicamente durante toda la rutina.

 

Cuello

  • Inclina lentamente tu cabeza tratando de que tu barbilla toque tu pecho. Luego, pon tu cabeza erguida. Después inclina tu cabeza hacia la izquierda procurando que tu oreja llegue lo más cerca de tu hombro. Repite el mismo movimiento hacia el lado derecho.

  • Con el cuello erguido, gira despacio tu cabeza hacia la derecha hasta que tu barbilla roce tu hombro. Repite el movimiento hacia la izquierda.

 

Hombros

  • Levanta los brazos por encima de tu cabeza, junta ambas manos y estíralas hacia atrás.

  • Pon un brazo detrás de tu cabeza siguiendo la línea de la columna, a continuación pon la mano del brazo opuesto sobre el codo y empuja ligeramente hacia abajo

  • Junta ambas manos por detrás de la espalda, a la altura de la cadera, y levántalas lo más posible.

  • Estira un brazo hacia adelante, sobre el codo pon la mano opuesta y atrae el brazo estirado hacia tu cuerpo.

 

Cintura

  • Pon las manos en la cintura, separa un poco las piernas y haz movimientos circulares en sentidos horario y antihorario.

  • Separa las piernas un poco más, apoya las manos sobre una rodilla y flexiónala lo máximo que puedas.

 

Manos y muñecas

  • Junta las palmas de las manos y ejerce una ligera presión.

  • Estira los brazos. Con una mano toma los dedos de la otra y estíralos suavemente hacia arriba.

 

Ojos

  • Con el cuello erguido, mira hacia arriba y hacia abajo. Luego, realiza movimientos circulares en sentido horario y antihorario.

  • Cierra y abre los párpados con fuerza.

 

Con ayuda de la silla o el escritorio

  • Sentado, apoya tu tobillo sobre la rodilla de la pierna opuesta; luego, haz presión hacia abajo con la rodilla libre.

  • Ponte de pie y apoya una mano en el respaldar de la silla o en el escritorio; con la mano libre sujeta el empeine del pie de ese mismo lado y jálalo hacia atrás.


Considera que estos ejercicios se hacen mejor en compañía, ya que te sentirás mucho más motivado para hacerlos. Entonces, no esperes, toma la iniciativa y convence a tus compañeros de que es momento de comenzar. Suerte.


Nuevas Regulaciones