Volver

Comunidad

Motivando a tu equipo

Publicado el 17 de septiembre , 2019

Estrategias para mantener a los colaboradores con el ánimo a tope.

Ninguna empresa puede aspirar a alcanzar sus objetivos sin integrantes dispuestos a cumplir sus tareas con eficiencia y buen ánimo.

¿Y cómo lograr esa disposición? Está claro que el principal estímulo para trabajar es la retribución económica, pero el dinero no lo es todo. Hay otros factores que ejercen una poderosa influencia en el ímpetu laboral. Veamos algunos.

Metas desafiantes. Exígeles a dar lo mejor de sí a través de metas que pongan a prueba sus capacidades profesionales y los saquen de su zona de confort. Eso sí, asegúrate de que cada reto esté al alcance de sus habilidades individuales.

Autonomía. Establece un objetivo claro y sugiere una ruta, pero dales libertad para que tomen decisiones por sí mismos. No es necesario controlar cada paso que den. Confía en tu equipo.

Desarrollo profesional. Pocas cosas son más estimulantes que aprender algo nuevo. Por ello, la capacitación constante (cursos o programas externos, charlas o coaching in house) y las oportunidades de asumir nuevas responsabilidades son herramientas muy útiles para impulsar el crecimiento profesional.

Feedback oportuno. En la vida se gana o se aprende. Reconoce personalmente cada éxito de tus colaboradores. Y cuando algo salga mal, tómate el tiempo suficiente para analizar y extraer, junto con él o ella, las lecciones correspondientes.

Comunicación constante. Fomenta una comunicación horizontal y directa, que facilite a tus colaboradores expresar sus ideas con libertad. Asimismo, procura saber cómo les está yendo dentro y fuera del trabajo.

Entorno de confianza. Genera emociones positivas cultivando relaciones basadas en el respeto y la transparencia. Además, intenta de eliminar el miedo al error y practica la comunicación directa y horizontal.

Inspíralos. Como líder, has atravesado por diversas experiencias que te han enriquecido profesionalmente. Comparte esas historias u otras que te hayan motivado a lo largo de tu vida laboral.

Salir de la rutina. La monotonía es un gran enemigo de la motivación. Para combatirla, asigna labores distintas a tus colaboradores e involúcralos con diversos proyectos, sin alejarlos mucho del trabajo para el que fueron contratados.

Bríndales atención. Como líder, es importantísimo compenetrarte con los miembros de tu equipo. En ese sentido, presta atención personal a su desempeño, reconoce sus logros, dales un feedback útil y comparte con ellos anécdotas o incluso algún almuerzo.

Al aplicar estas recomendaciones no solo reforzarás la motivación de los colaboradores a tu cargo, también te ayudarán a perfeccionar tus habilidades blandas, esenciales para mejorar tu liderazgo.


Nuevas Regulaciones